Reafirmaciones

Administrador La Pipa9 mayo, 20194min90
Nos conformamos con la amarga certeza de saber que tendremos que seguir este juego de ser la república más democráticamente estable de Suramerica, con sus paradójicas construcciones francamente antidemocráticas.

Ambientes distópicos: Reafirmaciones

Ya no podemos sorprendernos más, o lo que es peor, hemos perdido la sorpresa. Por eso, en este distópico ambiente que nos ofrece este país de “sagrados corazones”, lo único que nos queda, es juntar nuestra esperanza para hacer un seguimiento seco y rudo a esos sucesos que reafirman la condición de desidia en la que nos encontramos.

Ver, cómo ese guión siniestro que ayuda a organizar esa particular cosmovisión guerrista de privilegios, se presenta una y otra vez para “reencauzar” ese “estado de opinión” que se intentó construir hace unos años y que no se pudo consolidar; y ahora, por interpuesta persona, sí se está logrando posicionar sin mucha resistencia.

Y es así, con retruécanos, como esos de tratar de bloquear reuniones de la Juridicción Especial para la Paz con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que se busca objetar e impedir el inicio de ese largo camino de reconciliación que nos debemos y que pudimos haber hecho.

Con cada nuevo intento se quiebra un poco más nuestro consenso para permitir que aceptemos y continuemos interiorizando ese único relato que ya tenemos aprendido.

Ya son inócuas las noticias sobre asesinatos, desplazamientos, seguimientos y atentados que vuelven a poblar los cansinos medios masivos de comunicación en sus recuentos diarios de eventos: vivimos con ellas tanto tiempo que son una parte de nosotros.

Nos conformamos con la amarga certeza de saber que tendremos que seguir este juego de ser la república más democráticamente estable de Suramerica –con sus paradójicas construcciones francamente antidemocráticas-; y de ver si podemos reconfigurar estos relatos lugubres por otros que nos permitan seguir esa bicentenaria historia republicana, con la tranquilidad de que podremos compartir nuestras expresiones sin el temor de la desaparición.

Pero en esta tarea no recibimos mucha ayuda del planeta: el giro hacia la “derecha” de cada vez una gran mayoría de repúblicas, hace que este ejercicio de reafirmación gobiernista colombiano, se envalentone para balbucir con demencia que no son lo que son, y que ellos no hacen lo que hacen.

Puede ser que esta tragicomedia de confusión comenzó justo en el momento en que algunos partidos politicos, en un grandilocuente esfuerzo de innovación, decidieran construir sus nombres de manera inequivocadamente contraría a sus afectos y sentimientos: Opción Ciudadana, Colombia Justas Libres, Partido Social de Unidad Nacional, Partido Cambio Radical, Centro Demócratico; sin olvidar otros como el enigmático Movimiento Unitario Metapolítico de Regina 11 o el movimiento Dejen Jugar al Moreno de Moreno de Caro, que buscaba “sacar las ratas del Congreso”.

Y, “como digo una cosa digo otra” y “sin querer queriendo”, estamos en una cadena de afirmaciones y reafirmaciones que insensibilizan nuestras emociones y nos preparan, anestesiados, con el encuentro de ese historia conocida: el deceso que subyace en nuestros corazones.


#LaPipaPeople

Nos interesan todas las historias, aunque tenemos gran interés por aportar a la reconciliación en el posconflicto.

Anuncie con nosotros y ponga a volar su negocio.


lapipatolima@gmail.com




Historias a domicilio

[contact-form-7 404 "Not Found"]