Orquidiario del Tolima: un parche verde para visitar

María Fernanda Valencia29 septiembre, 201811min14040
Desde mediados del siglo XIX, viajeros naturalistas visitaron el Tolima, no solo con el propósito de describir y detallar la flora de la región, sino también para nutrir el delirio romántico de reyes y la burguesía “culta” de Europa, quienes consideraban exóticas a estas especies de orquídeas.
MRG_5027
Foto: Milton Rincón

Ibagué es sin duda un lugar con una importante riqueza ambiental. Su privilegiada ubicación en el flanco oriental de la cordillera central, la geografía de su abanico formado por flujos laharicos (transportados por el río Coello y el río Combeima) producto de la actividad de volcanes como el Nevado del Tolima, el Volcán Cerro Machín, y otros volcanes antes activos, sus dos grandes ecosistemas, el piedemonte de la cordillera, y las áreas bajas que corresponden a la parte del valle del río Magdalena, entre otros, hacen parte de la lista de atributos naturales de la capital del Tolima.

MRG_4856
Foto: Milton Rincón

Dicha riqueza ambiental se asocia con una alta biodiversidad. Inventarios florísticos y faunísticos han demostrado que se trata de una biodiversidad significativa, aunque hagan falta zonas por estudiar. Sin embargo, la mayoría de las personas de Ibagué ignoran esto. De la misma forma, ignoran las amenazas que enfrentan los bosques y, por tanto, la riqueza ambiental que habita allí.

MRG_4976
Foto: Milton Rincón

 

MRG_4850
Foto: Milton Rincón

Por un lado, la expansión urbanística, y, por otro, prácticas de agricultura convencionales que se desarrollan en el área rural amenazan estos ecosistemas. A pesar de esto, existen dentro de la ciudad lugares dedicados a la conservación de bosques que brindan servicios ecológicos, científicos y turísticos a la ciudad.

Uno de ellos es el Orquidiario del Tolima, fundado en 1990, y más tarde convertido en Reserva de la Sociedad Civil. Con un poco más de veintidós hectáreas ubicadas en el barrio Darío Echandía, (parte suroccidental de la ciudad, antigua vía armenia) dedicadas inicialmente a la caficultura, el médico Germán Molina, junto a familiares y amigos, emprendieron la recuperación de los bosques “primigenios” del lugar, con el propósito de conformar un refugio para la biodiversidad.

MRG_5001

Foto: Milton Rincón

Si bien el restablecimiento de las coberturas vegetales era uno de los primeros pasos, ahora se necesitaba generar una identidad con el lugar, y qué mejor que escoger al grupo de las orquídeas para ello.

La evolución de esta familia le ha permitido diversificarse en formas, hábitos, tamaños, colores, estrategias de reproducción, etcétera, a tal nivel, que se encuentra como la segunda familia con más especies en el mundo, solo superada por la familia de las margaritas. Colombia es uno de los países con mayor número de especies de orquídeas reportadas: más de 4.270, una cifra nada despreciable.

MRG_4959
Foto: Milton Rincón

Sobre el recorrido

No solo sus rasgos biológicos, ecológicos, o culinarios (en el caso de la Vainilla) han sido de interés, sino también su especial “carisma” ha conseguido llamar la atención, ya sea para que varias naciones la consideren símbolo, o bien para el cultivo y la contemplación. Pero, no todo es positivo con las orquídeas. Actualmente, se encuentra catalogada como una de las familias más vulnerables, dada la deforestación inmisericorde, sumado a la extracción histórica de poblaciones silvestres de los bosques para su posterior comercialización.

MRG_4772
Foto: Milton Rincón

Como se detalla en algunos cuadernos de viaje, desde mediados del siglo XIX, viajeros naturalistas visitaron el Tolima, no solo con el propósito de describir y detallar la flora de la región, sino también para nutrir el delirio romántico de reyes y la burguesía “culta” de Europa, quienes consideraban exóticas a estas especies. En esta extracción de orquídeas, que continua hasta el día de hoy, han terminado afectadas especies nativas del Tolima, como Anguloa clowesii, conocida como Cuna de Venus, catalogada en riesgo de extinción, o Cattleya trianae, la flor nacional, en situación de peligro.

MRG_4746
Foto: Milton Rincón

Actualmente, el orquidario cuenta con una amplia cantidad de especies de orquídeas en su mayoría especies nativas de Colombia. Así mismo, en el recorrido por los senderos se pueden apreciar distintas especies arbóreas amazónicas como el Copoazú, Arazá, Yagué, y otras especies pioneras en el restablecimiento de fuentes hídricas, que protegen tres fuentes de agua que nacen en el orquidiario y que, posteriormente, nutren el acueducto comunitario del barrio Darío Echandía.

MRG_4971
Foto: Milton Rincón

A su vez, el orquidiario brinda una serie de servicios sociales (en su mayoría para los habitantes del sector), tales como talleres de agricultura sostenible urbana, talleres de arte, teatro, pintura, charlas de educación ambiental para escuelas y colegios (con tarifas diferenciadas según sean instituciones públicas o privadas). O servicios turísticos como pasadía, alojamiento en cabañas, alquiler de espacios para eventos, restaurante y otros relacionados entre otros.

MRG_4953
Foto: Milton Rincón

El recorrido puede tardar entre 45 minutos a 1 hora, hasta la parte alta del mirador, donde logra apreciarse la ciudad.  En el transcurso del recorrido se puede apreciar los invernaderos de plántulas, y el proceso de siembra y establecimiento de las especies de orquídeas. A su vez, gracias al restablecimiento del bosque secundario, pueden observarse varias especies de aves comunes de la ciudad, así como mariposas, y otros seres vivos.

MRG_4799
Foto: Milton Rincón
MRG_4797
Foto: Milton Rincón

¿Cómo llegar?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


#LaPipaPeople

Nos interesan todas las historias, aunque tenemos gran interés por aportar a la reconciliación en el posconflicto.

Anuncie con nosotros y ponga a volar su negocio.


lapipatolima@gmail.com




Historias a domicilio