En el Tolima, los liberales buscan reencaucharse en el uribismo (y viceversa)

Mauricio Jaramillo y Paloma Valencia www.lapipa.co
lapipaco23 enero, 20198min1843
"Encerrados y con la llave perdida", esa puede ser la descripción más gráfica de lo que hoy ocurre en las desteñidas toldas rojas. Guiados o confundidos por las ambiciones de su jefe político, así cabalgan a pocos meses de que empiece la puja por Ibagué y la gobernación del Tolima.

El Partido Liberal llevó a cabo su primera gran convención en el departamento el pasado sábado en las instalaciones del Club Campestre en la ciudad de Ibagué.

En un acto al que asistieron delegados de varios municipios del departamento, y que contó con la presencia del veedor nacional de la colectividad, Rodrigo Llano, y el actual director del Instituto de Pensamiento Liberal, Héctor Riveros, los liberales dejaron ver sus cartas y la que sería su línea política para las próximas elecciones regionales.

Más más incertidumbre que claridad, esa es la única gran conclusión que arroja este encuentro.

Rojo pálido

A los anuncios de diálogos y alianzas con el Centro Democrático expresados por Mauricio Jaramillo, se sumaron los del veedor nacional con respecto al otorgamiento de avales. 

De un timonazo, el gamonal liberal bajó la candidatura de Olga B. a la gobernación del Tolima y revivió la de Guillermo Santos, de quien se había dicho renunciaría a su aspiración por problemas de salud. Por ahora, según nos contaron, el nombre de «Mamá Ibagué» quedó relegado a una posible interpartidista en caso de que se precise «el nombre de una mujer». 

Adicionalmente, Jaramillo anunció de manera intempestiva el encuentro que había sostenido con la senadora del Centro Democrático Paloma Valencia, con el objetivo de «buscar acercamientos entre las colectividades de cara a las próximas elecciones», y que fue leído por los asistentes como la consolidación de la gran coalición contra Barreto en el Tolima.

Lo que sorprende es que el discurso de Jaramillo es milimétricamente parecido al de Paloma y los uribistas en su propia convención del pasado fin de semana, hecho que se ha divulgado ampliamente en medios nacionales.

El jefe del oficialismo liberal le dijo a sus copartidarios que debían entender que solos – como partido – no eran capaces  de elegir un gobernador «como están hoy las condiciones ( … ) hoy en día son fundamentales las alianzas, son necesarias e imprescindibles, por eso a lo que nos hemos dedicado en los últimos días es a conformar una gran alianza sin importar los matices de los partidos que la conformen (…) hasta el día de ayer – fíjense como son las cosas – me reuní con la Dra. Paloma Valencia, nada más diferente para mirar las cosas en el Tolima, porque en esto hay que ser abierto (…), vamos a hacer esa gran alianza”. 

 

 

En el fondo, lo que se puede leer de estas declaraciones, de acuerdo con la opinión de varios militantes a quienes consultamos, «es la claudicación de Mauricio Jaramillo ante la línea política de César Gaviria Trujillo al interior del Partido Liberal, y su distanciamiento con las voces disidentes dentro de la colectividad en cabeza del ex ministro Juan Fernando Cristo».

Una claudicación que fue prevista meses atrás cuando en el departamento se conoció aquella la fotografía en la que aparecieron juntos los principales dirigentes de la colectividad roja en el departamento del Tolima en compañía del ex presidente.

 

De izquierda a derecha: Andrés García, Carlos Reyes, Mauricio Jaramillo, Olga B. González, César Gaviria Trujillo, Casabianca, Angel María Gaitán y

 

Los grandes derrotados con la entregada de Mauricio Jaramillo al oficialismo, son quienes han mantenido una postura acorde con los principios ideológicos de esta colectividad, y buscaban una convergencia con los sectores declarados en oposición e independencia al gobierno Duque, representados en el Tolima por el diputado Carlos Reyes. 

El anuncio advierte entonces que pareciera seguirse el mismo realinderamiento que en la campaña presidencial hicieran los ex presidentes César Gaviria y Álvaro Uribe, esta vez a menor escala,  protagonizado por Mauricio Jaramillo y Paloma Valencia, de cara a lograr una gran alianza con mucho sin sabor para las bases jóvenes del liberalismo. 

Esto fue lo que le dijo Paloma Valencia a sus copartidarios en la reunión del directorio departamental del Centro Democrático:

 

 

Atrás quedaron las críticas al paramilitarismo, a la parapolitica, las voces de rechazo a los crímenes de estado como los falsos positivos, la defensa al proceso de Paz y de la restitución de tierras para las víctimas, todas estas banderas y causas que en algún momento el liberalismo de manera enarboló pero que ahora ante una coyuntura política y bajo la lógica del cálculo electoral, sucumben para ponerse del lado de quienes representan todo lo contrario.

«Encerrados y con la llave perdida», esa puede ser la descripción más gráfica de lo que hoy ocurre en las desteñidas toldas rojas. Guiados o confundidos por las ambiciones de su jefe político, así cabalgan a pocos meses de que empiece la puja por Ibagué y la gobernación del Tolima.


#LaPipaPeople

Nos interesan todas las historias, aunque tenemos gran interés por aportar a la reconciliación en el posconflicto.

Anuncie con nosotros y ponga a volar su negocio.


lapipatolima@gmail.com




Historias a domicilio

[contact-form-7 404 "Not Found"]