De a pie Archives - Página 2 de 11 - La Pipa

Jimmy-Lugo-1280x848.jpg
10min287

*Por: Leyson Jimmy Lugo Perea

 

La Agroecología es una apuesta política, ontológica y epistémica que, desde mediados del siglo XX, no sólo ha cuestionado y desafiado las relaciones de poder en las que se encuentran subsumidas las agriculturas y, en consecuencia, los territorios, sino que, además, ha denunciado la profunda crisis ambiental, entendida ésta como una crisis del modelo civilizatorio, ampliamente sustentado en las lógicas de la extracción, la devastación y la dominación.

Sin embargo, más allá de cuestionar, desafiar y denunciar, la Agroecología se ha encargado proponer y validar otros modos de ser y estar en los territorios, a partir de tejidos agriculturales que contrastan con el fracasado modelo de agricultura propuesto y defendido por el poder hegemónico, a partir de racionalidades técnicas degradantes como la revolución verde, por citar sólo un ejemplo.

De ahí que la Agroecología se entienda como una ciencia, en tanto que se ha constituido como un importante campo de conocimientos a partir de saberes científicos y no-científicos; como un movimiento social que promueve mecanismos de acción colectiva para resistir frente a la modernización de las tradiciones, a la defensa de los territorios y sus modos de crear y re-crear agriculturas; y como un estilo de vida, esto es, como un modo de ser, hacer y conocer alrededor del cultivar, el habitar y el proteger, que conlleva a rupturas con los estilos de vida estandarizados.

Sirvan estas anotaciones para comprender el alcance de esta ciencia, como campo de conocimiento crítico y propositivo, y sus contribuciones para ampliar otros horizontes, en suma, otras formas de ser y estar en los territorios a partir de una multiplicidad de saberes, prácticas, experiencias agriculturales, científicas y tradicionales, que contrastan con la voracidad del agronegocio capitalista, derivando en tramas agriculturales coherentes con las dinámicas ecológicas y ambientales de los territorios, así como potenciales para dinamizar las relaciones económicas y políticas de los mismos.

Como puede verse, éstas consideraciones hacen de la agroecología una importante apuesta transgresora y transformadora, justo en un presente en el que el planeta y la humanidad requieren de nuevas formas de conocimiento, así como nuevas prácticas y experiencias que persistan en cambios y transformaciones en los modos convencionales de apropiación de los territorios.

Lo anterior permite entender por qué la agroecología se ha constituido, gradualmente, en uno de los principales referentes de las agendas sociales e institucionales de diversa índole, toda vez que ha orientado el ejercicio del activismo, los programas de investigación, los cambios en los modos de ser, hacer y conocer agriculturales de familias rurales, la planificación institucional, tanto pública como privada (aun teniendo en cuenta el grave riesgo que corre la agroecología al ser cooptada por dispositivos institucionales articulados al poder hegemónico, como la Organización de las Naciones Unidas ONU, y la Organización para la agricultura la alimentación FAO, por sus siglas en inglés; por ejemplo, para ponerla al servicio del agronegocio capitalista).

A lo anterior se incluye la academia como uno de los escenarios donde mayor visibilización tiene la agroecología, en cuanto a su apropiación y constitución como un campo de formación de agroecólogos quienes abordan con rigurosidad la complejidad de los territorios y sus ruralidades, para “ensamblar” en éstos tramas agriculturales acopladas a sus dinámicas ecológicas y culturales.

De ahí que numerosas universidades del mundo, y, especialmente latinoamericanas, estén “girando” hacia la agroecología para incluirla en sus ofertas académicas, en aras de configurar un horizonte crítico, propositivo y de posibilidades para hacer frente a la crisis ambiental, así como una transgresión a los modelos agriculturales orientados por los designios del poder hegemónico, en clave de agronegocio capitalista, que arrasan, socavan, destruyen, los territorios y sus culturas.

En coherencia con esto último, la universidad del Tolima, junto a otras universidades colombianas, se ha unido a este “giro agroecológico” mediante la creación del programa de Ingeniería en Agroecología, a través de su Instituto de Educación a Distancia, con el firme propósito de generar nuevos marcos de comprensión y de análisis crítico, así como de intervención sobre las interrelaciones culturales y ecosistémicas del Tolima y del país.

De este modo, la Ingeniería en Agroecología emerge como respuesta al llamado urgente para reorientar los modos de ser, hacer y conocer en, desde y para las agriculturas en un territorio tan complejo como el departamento del Tolima, el cual se encuentra subsumido en una matriz agricultural controlada y dominada por una racionalidad técnica y científica que persiste en las lógicas de la degradación y la devastación, esto es, una matriz agricultural ampliamente sustentada en arsenales agrotóxicos y en saberes corporativos que cosifican las agriculturas e instrumentaliza a los sujetos rurales, como piezas clave del engranaje agrocapitalista.

Por tal razón la agroecología es asumida por la universidad del Tolima como una importante apuesta, con la cual se espera contribuir en la urgente necesidad de transformar el territorio tolimense y sus ruralidades.

Lo anterior permite afirmar, entonces, que el programa de Ingeniería en Agroecología emerge en un momento oportuno para el departamento del Tolima, como del país, dada la urgente necesidad no sólo de transformar los paisajes rurales configurados y disciplinados por el agroextractivismo, sino, también, para hacer frente crítico a la multiplicidad de problemas y conflictos ecológicos y ambientales derivados del modelo extractivista que opera a lo largo y ancho del territorio, cuyos efectos ambientales y culturales pueden ser ampliamente contrarrestados, en gran medida, por otros modos de producción orientados por la racionalidad agroecológica.

En consecuencia, el plan de estudios aborda un compendio de asignaturas que dan cuenta de la perspectiva crítica y reflexiva que el Ingeniero en Agroecología requiere, para la transformación del territorio tolimense y sus ruralidades, además de  una profunda sensibilidad para ejercer la profesión como respuesta a una necesidad social, a un llamado frente a las necesidades de las comunidades y el territorio en el que circunscriben sus proyectos de vida.

Por último, es importante destacar que, además de lo expuesto con anterioridad, la Ingeniería en Agroecología da cuenta del compromiso y el esfuerzo que la universidad del Tolima, a través del Instituto de Educación a Distancia, tiene con la región y el país, al constituirse en una valiosa oportunidad para aquellas personas que, por razones distintas, no pueden acceder a carreras presenciales.

Ello justifica la necesidad de crear el programa, único en Colombia y Latinoamérica, bajo el modelo de distancia tradicional, el cual, hasta el momento, ha superado las expectativas institucionales en razón a dos grandes aspectos: el primero de ellos comprende la articulación a redes agroecológicas nacionales e internacionales, a las que la universidad del Tolima ha sido invitada para formar parte activa y propositiva, desde las cuales se proyectan importantes trabajos conjuntos en el corto y mediano plazo.

El segundo aspecto tiene que ver con la cuantiosa acogida que tuvo el programa en esta fase inicial, como pudo verse en los más de ciento sesenta aspirantes inscritos. Sin duda, éstos aspectos alientan y motivan los esfuerzos para continuar consolidando esta importante área del conocimiento que, en buena hora, ha llegado al territorio tolimense para consolidarse, una vez más, como una importante apuesta académica con repercusiones promisorias en el Tolima, el país y el mundo.

[1] Ing. Agroecólogo. MSc. en Desarrollo Rural. Esp. en cuencas hidrográficas. MSc. en Filosofía Contemporánea. Esp. en Filosofía Contemporánea. Profesor de planta de la universidad del Tolima, adscrito al Instituto de Educación a Distancia -IDEAD. Director del programa de Ingeniería en Agroecología.

Lufe-Robayo-1280x848.jpg
4min1167

Desentrañar esta realidad que acentúa la violencia psicológica y las tendencias de eliminación en el país, nos debe unir no únicamente para esclarecer los hechos, sino también para suprimir de los espacios de decisión, de acción política colectiva e interacción social, la ceguera activa en la que nos sume el Estado, y a través de la cual, les sirve como mensaje a las víctimas y sus familiares; como señal de su absoluta indefensión ante la tiranía.

PHOTO-2018-07-30-22-00-06.jpg
9min122

“Dos cosas me llenan de admiración:
El cielo estrellado sobre mí,
Y la Ley moral en mí.”
                                       Kant…


Por. Juan Guillermo Hernandez Lombo
@JHernandezLombo

El país asiste a una nueva convocatoria a la movilización ciudadana, esta vez la cita está programada para el próximo 11 de enero en todas las sedes de la Fiscalía General de la Nación, pues el protagonista tiene nombre propio: NESTOR HUMBERTO MARTINEZ NEIRA, actual Fiscal General de la Nación, quien actúa como común denominador de los mas escabrosos hechos de corrupción de los que se tenga noticia en el país.

Martínez Neira, es un hábil Abogado que con su destreza ha logrado ser Ministro en los Gobiernos de Ernesto Samper, Andrés Pastrana, Juan Manuel Santos, es hoy por hoy un alfil político de Germán Vargas Lleras con quien fundó el Partido Cambio Radical y del cual posteriormente dirigiera la Fundación Carlos Lleras Restrepo, la que precisamente apalancó la campaña en el 2010 del mismo Germán Vargas Lleras, ha sido también un caco en el mundo jurídico y a través de su oficina de abogados ha apoderado a las mas grandes empresas del país y por consiguiente a sus dueños, los hombres mas poderosos de este país.

Este hombre, que además tiene raíces tolimenses, pues su madre, Aleyda Neira es una Orteguna, que por aquellos ires y venires de la violencia bipartidista, tuvo que salir de su tierra para radicarse en Bogotá; se encuentra en el centro de la atención nacional, dado precisamente su papel protagónico y cínico en el escándalo de ODEBRECHT, el cual es hoy por hoy, el mayor escándalo de corrupción en la historia de nuestro país.

Participar de dicha convocatoria, no denotaría mayor novedad entre quienes sienten indignación por todos los hechos que enlodan al Fiscal General, sin embargo, para los Ibaguereños y Tolimenses, el hacerse parte activa de esta actividad, se convierte en un auténtico imperativo ético dadas las muestras de negligencia de este Fiscal para con los casos de corrupción en la Ciudad y el Departamento, que han desangrado el erario de los tolimenses en los últimos años y sobre los cuales ha reinado la absoluta impunidad.

Se ha dicho desde la filosofía que el estudio del imperativo ético, en la praxis del ser humano, hace especial énfasis en el carácter universal de un categórico que no puede ser relativizado, un imperativo que está por encima de toda materialidad y requiere de un carácter formal. Ese carácter asegura universalidad y formalidad del imperativo categórico y su arraigo en el ser humano.

A su vez Kant, afirmaba que existe un imperativo categórico que es el que nos debe regir a la hora de decidir sobre lo correcto e incorrecto, dicho imperativo según Kant, estaba sustentado en dos grandes premisas: i) Obra sólo según aquella máxima por la cual puedas querer que al mismo tiempo se convierta en Ley universal; es decir, que cada vez que alguien tome una decision en su vida, debe actuar con la mejor voluntad, deseando, que su forma de actuar se pueda convertir en una Ley  Universal, ello significa, que esa persona quiere que el resto de los seres humanos actuen como ella lo ha hecho.

Ej. Si una persona decide NO robar porque le teme a la Policia, no estaría actuando bajo un impetativo categorico, sino bajo un imperativo hipotético, esto es, las consecuencias que tendria por robar para con la autoridad; pero si por el contrario esa misma persona decide NO robar porque sencillamente quiere que ninguna persona robe a otra, estaría entonces ante un imperativo categorico. Y ii) Obra de tal modo que uses a la Humanidad como un fin y nunca como un medio; los seres humanos somos los únicos seres capaces de moralidad, este rasgo nos convierte en seres con dignidad, no debemos tratar a los demas como un instrumento para obtener algo, todos los seres humanos somos igual de dignos.

Por tanto,  los tolimenses e ibaguereños en especial, fieles testigos de la mediocre gestión de la Fiscalía bajo el mandato del actual Fiscal General en sus investigaciones sobre los actos de corrupción en el Departamento y la ciudad, y coherentes con su masivo respaldo en las urnas a la famosa consulta anticorrupción que en el Departamento alcanzó mas de 337 mil votos, deben salir a expresar su voz de rechazo.

Ocho procesos penales en contra del actual Gobernador del Departamento, la mayoría de los cuales aún duermen en los anaqueles de la Fiscalía General de la Nación, la impunidad y el silencio que aún reina entre varios de los responsables del descalabro de los escenarios deportivos para los juegos nacionales, la ausencia de verdaderos responsables por el saqueo al Hospotal Federico Lleras Acosta, la Universidad del Tolima, de los sobrecostos en las interminables obras de el túnel de la línea y el triángulo del Sur del Tolima, entre muchas otras, son una dosis suficiente para la indignación y la protesta de los tolimenses en contra de un Fiscal General que mas que el regente de todo un organismo de control, parece lucir como un funcionario corrupto preso del trafico de influencias y de su ambición personal que lo asemejan mas a un Fiscal del bolsillo de unos cuantos “señores” de la patria.

Los sectores políticos y sociales que han expresado en el Departamento del Tolima abiertamente su participación en esta jornada,  que se llevará a partir de las 6:00 p.m en el sector de “El Papayo” donde se encuntran las instalaciones de la Fiscalía General de la Nación son entre otros  la Alianza Verde, el Polo Democrático, la UP, Colombia Humana, se sumaron sectores sindicales como Asonal Judicial, ASPU, CUT y SIMATOL; algo obvio, dada su ferrea lucha tanto en contra de la corrupción como de la impunidad que ha existido en relación con el asesinato de líderes sociales en los últimos meses y sobre los cuales las investigaciones de Fiscalía para esclarecer los autores materiales e intelectuales en nada ha avanzado.

Como también es obvio, el mutismo de la clase política tradicional del Departmento que ha guardado silencio absoluto con respecto a esta movilizacion ciudadana, parece ser que los señores Ferro, Choco, Barreto y compañía siguen de vacaciones y nada raro tiene que hasta ballenas esten viendo mientras la ciudadanía tolimense se convoca para una mas que justa causa y en la que también debería hacerse causa común en defensa de la justicia y en contra de la corrupción e impunidad proveniente de la actual Fiscalía General de la Nación.

Ya se verá entonces para quienes portestar en contra de un Fiscal controvertido, oscuro y nefasto como Nestor Humberto Martinez se convierte en un verdadero imperativo ético, y para quienes definitivamente no lo es.


#LaPipaPeople

Nos interesan todas las historias, aunque tenemos gran interés por aportar a la reconciliación en el posconflicto.

Anuncie con nosotros y ponga a volar su negocio.


lapipatolima@gmail.com




Historias a domicilio

[contact-form-7 404 "Not Found"]