Ñungo www.lapipa.co

La memoria selectiva de los que reventaron la UT

Comunidad universitaria, rodeemos a las administraciones decentes, vigilemos sus actuaciones, pero no permitamos que esa militancia totumera y convenientemente desinformada siga deteriorando el debate universitario y el funcionamiento cotidiano de nuestra institución.

* Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de La Pipa. 


Por Camilo Padilla

Ya estamos acostumbrados a esos espectáculos rabiosos de algunos estudiantes cuando se desarrollan los típicos debates por la rectoría de la Ut. Nada nuevo bajo el sol, y que sigue arrojándonos a la cara la misma pregunta: habrá una comunidad estudiantil capaz de deliberar respetuosa y críticamente en estos escenarios de consulta? Creo que estamos lejos de conseguirlo.

En parte esto es atribuible a la ausencia total de una cultura del debate democrático y a la pobre formación intelectual de muchos líderes estudiantiles.

Lo que sí representa un espectáculo absolutamente nuevo es que tantos los antiguos directivos de la época oscura de Muñoz y las organizaciones estudiantiles capturadas mediante ops, cargos directivos y proyectos de toda pelambre, como Alternativa, Aceu, entre otros, ahora se presentan a estos debates sin vergüenza alguna a gritar que los máximos responsables son los que se esfuerzan por reparar el desastre que dejaron.

Quiero decirles a estos despistados que la fábula que escucharon y la que están construyendo a diario solo ayuda a enrarecer el clima civilista y racional del debate universitario, con el único fin de volver a instalar a la costosa burocracia de amigos de todos los partidos políticos que necesiten enrolar, como ha sido costumbre en la universidad. Y lo digo como directo espectador de los hechos en mi calidad de representante estudiantil a la Facultad de Ciencias Humanas y Artes, y ahora como luchador ambientalista.

Lo que les voy a decir lo pueden corroborar en todos los informes disponibles en la web de la UT.

Todo este desastre empieza cuando exrector Muñoz despilfarro los ingresos de la institución, a pesar de recibir un superávit de $30.000 millones. Después de esta fiesta casi criminal, entregó en septiembre de 2016 una universidad con un déficit de $24.000 millones. Y claro, los responsables de esta debacle fueron no sólo los que ordenaban el gasto, el propio rector, sino los mismos directivos que debían certificar técnicamente si las inversiones eran viables o no, o sea, el señor Miguel Espinosa, ahora vindicado por algunos estudiantes y quien como director de planeación fue un cómplice clave en este desangre presupuestal.

Los actuales candidatos Botache y Velázquez con un descaro increíble ahora posan de víctimas de la crisis cuando estos mismos y los demás directivos de la época avalaron la contratación de personal con costos multimillonarios, léase, su burocracia personal. Lo que se sabe, y que hoy se olvida, es que además suscribieron un plan de choque para superar la crisis en 2016 recortando el bienestar estudiantil, acabando con el restaurante subsidiado, tercerizando la celaduría, las aseadoras, los conductores, etcétera. Sus ideas eran neoliberalismo puro y duro y la comunidad debe conocer estas y otras insensateces.

Ahora se rasgan las vestiduras porque no abre elecciones. Pregunta. Qué universidad abre elecciones cuando está en plena reestructuración y está atacando el déficit para poder pagar salarios? Ya algunos candidatos a rector están prometiendo acabar con la reforma que tiene a flote los pagos de salarios. Qué se va hacer con los decanos y representaciones que queden fusionados cuando se apruebe la reorganización de facultades? Ya los decanos de la época de la debacle (Botache, Velasquez, Montealegre, Martha Núñez y Ferrero) y que, repito, suscribieron la desfinanciación del restaurante estudiantil, ahora se niegan a la fusión de facultades porque no entienden a fondo los procesos de modernización de la academia, están en plena retaliación por la burocracia perdida y persisten en crear cuotas amigueras.

Pero la tapa de este revoltijo de ficciones y exageraciones es que ahora la rectoría en transición de Omar Mejía con la irreemplazable ayuda de los docentes de planta no hace sino actos de ilusionismo. Esto si es el colmo. Todas las entidades de control y vigilancia, como diputados, funcionarios del Men, pares evaluadores para la alta calidad y los propios líderes profesorales y de egresados de la universidad han reconocido que este señor a disminuido el déficit a casi $8000 millones para 2017, lo que es casi imposible en una entidad pública en un plazo de 18 meses.

Garantizó todas las prácticas académicas programadas, pagó todos los salarios y primas adeudadas, reestructuró las direcciones académicas y nombró allí docentes de planta, tal como pasa en cualquier universidad de calidad del mundo, no hizo ninguna masacre laboral, pues los funcionarios que salieron eran de libre nombramiento, o sea, nombrados a dedo. Tiene el restaurante funcionando a tope, garantizó todas las becas estudiantiles, gestionó el aumento de las transferencias departamentales de $2400 a $6500millones, lo que no pasaba desde 1993, solicitó el reconocimiento de la deuda histórica (pero el litigio sigue su compleja marcha, pues la gobernación siempre adujo ley de quiebras). Recuérdese que Mejía lo que hizo fue reconocer el paz y salvo en materia de transferencias de esta gobernación y no la de todos los períodos. Y hoy creo que varios siguen leyendo mal.

En fin, a Mejía le tocó bailar con la más fea. Pero, aún así, muestra que su política de empoderamiento de profesores de planta ha dejado un ahorro anual neto de casi $4500 millones año, cifra que también descuenta el aumento de la cátedra, lo que se aprecia fácilmente en los datos publicados por la división contable de la Ut. Y hasta Botache, en su afán de retórica vacía lo desconoce, haciendo gala de nuevo de su ignorancia frente a los números de la institución.

Los estudiantes deben leer los informes publicados, analizar las cifras, entender que en septiembre de 2016 la Ut tenía estos escenarios: cierre, intervención del Men, o reestructuración dentro de la autonomía. Ella optó por la última y lo está consiguiendo. Sin embargo, los amigos de Ñungo y antiguos militantes que nunca se pronunciaron contra la corrupción de su administración, como por ejemplo Alternativa, Aceu, OCE, Camilistas, etcétera, porque a todos sus cuadros políticos los tenía en la nómina. Los reto a encontrar un comunicado crítico de Ñungo en 2012, 2103, 2014 y 2015. Sólo ante la debacle y desde Facebook se pronunciaron lánguidamente la OCE y la Aceu desde enero de 2016, cuando ya no había pago de obligaciones, el déficit pasaba los $30.000 millones y la institución estaba cerrada por un paro. La única excepción fue la UP, quienes siempre denunciaron a Ñungo y su corte, ratificando su probidad en política.

Leyendo los informes de personal, Mejía bajo de 640 ops en era Ñungo a 140 ops en 2017, de 180 transitorios en era Ñungo a 88 en 2017, de 630 cargos de planta administrativa en era Ñungo a 570 cargos en 2017. Si estas son las cifras de dónde sacan los politiqueros de dentro y fuera de la institución que la universidad gasta más en personal administrativo que antes? Si las cifras muestran es que desde enero de 2017 a abril de 2018 mes a mes los gasto de personal disminuyen? Qué interés tienen en desinformar a los docentes y estudiantes?

Les puedo dar una idea: solo les interesa destruir la universidad para convertirla de nuevo en la bolsa de empleo de todos los partidos políticos, de derecha, de centro y algunos de izquierda. Comunidad universitaria, rodeemos a las administraciones decentes, vigilemos sus actuaciones, pero no permitamos que esa militancia totumera y convenientemente desinformada siga deteriorando el debate universitario y el funcionamiento cotidiano de nuestra institución.


#LaPipaPeople

Nos interesan todas las historias, aunque tenemos gran interés por aportar a la reconciliación en el posconflicto.

Anuncie con nosotros y ponga a volar su negocio.


lapipatolima@gmail.com




Historias a domicilio

[contact-form-7 404 "Not Found"]