Colombia, uno de los países con más gasto militar en América

lapipaco28 diciembre, 20189min3333
Pese a la desmovilización de las Far-Ep, el presupuesto de Defensa para el 2019 quedó en 33.4 billones de pesos, unos 11.200 millones de dólares, el tercer rubro con más presupuesto. A demás que aumentó frente al 2017 donde el gasto militar fue de 9.713 millones de dólares, unos 30.2 billones de pesos según informe del Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo

Con información de EOM

América-Geopolítica-Economía-Conflictos-Seguridad-Defensa-Gasto-militar-en-América-1310x928

El Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (Sipri, por sus siglas en inglés) indicó que el gasto militar mundial aumentó a USD 1.7 billones en 2017 y detalló que es el más alto desde la Guerra Fría al ser equivalente al 2,2% del producto interno bruto del planeta.

Cuando hablamos de gasto militar en el mundo, el continente americano no suele centrar los análisis por una razón tan aparentemente obvia como incorrecta: no existen conflictos importantes en la región ni despegues de potencias que justificasen una carrera armamentística o un gasto desmesurado. Pero esa concepción tradicional del conflicto o la guerra —como las que puede haber en Afganistán, Siria, Yemen o Ucrania— hace que queden fuera del radar conflictos muy relevantes y que se llevan extendiendo décadas.

El caso de México contra el narcotráfico —que de hecho es de los conflictos más sangrientos del siglo actual—; los países centroamericanos contra los maras o Colombia frente a los narcos y grupos guerrilleros como el ELN o los rescoldos de las reconvertidas FARC.

Mención especial requiere el caso de Estados Unidos. El país, que por sí solo copa cerca de un tercio del gasto en Defensa del mundo, fundamenta buena parte de su poderío en el músculo militar. Año tras año invierte cientos de miles de millones de dólares en mantener la vasta infraestructura militar que posee a lo largo del planeta, así como en I+D militar para continuar liderando las capacidades armamentísticas y logísticas.

No obstante, el ejemplo estadounidense no es muy distinto al de otros en el que el ejército tiene una importante influencia en el Estado y en la vida política del país —más allá de otras características políticas o económicas—. En Cuba, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba son un actor básico dentro del Estado como garantes mismos de la revolución.

No es de extrañar, por tanto, que al igual que en otros muchos países en los que las fuerzas armadas tienen un papel central en la vida política —Egipto o Irán, por poner algunos ejemplos—, se trate de cuidar su lealtad y bienestar asignando una parte sustancial del esfuerzo económico del país. En democracias liberales como Chile, las fuerzas militares son también una institución reconocida y cuidada. Tal es así que una parte de los ingresos del nacionalizado cobre van a parar por ley van a reforzar las capacidades militares.

El aumento del gasto militar en Colombia pese a la firma del acuerdo de paz

En el Plan Estratégico del Ministerio de Defensa quedó consignado que “será fundamental conservar unas Fuerzas Armadas motivadas, modernas, fortalecidas y eficientes, a fin de garantizar la irreversibilidad de los acuer-dos alcanzados y enfrentar de manera decisiva el resurgimiento o desarrollo de nuevas amenazas”, para este ministerio, la única forma de conseguir este objetivo es con el fortalecimiento del presupuesto militar.

Bajo esa premisa, Jairo Delgado, general (r) de la Policía y analista en seguridad y defensa nacional, califica como normal este alto flujo de dinero, más porque con la salida de las Farc de los territorios hubo que devolver tropas hasta zonas muy alejadas, y esto requiere gastos de logística.

“Se necesita una cobertura territorial en zonas donde hace muchos años se tuvieron que retirar unidades policiales y volver a llevarlas demanda gastos logísticos y mejorar el pie de fuerza. Esto involucra incorporar un número de hombres y mujeres que pudieran atender esas necesidades. En el aspecto de confrontación armada, se necesitarían nuevos pertrechos, vehículos fluviales y nuevas armas”. Sin embargo, tampoco se puede incurrir en el error de pensar que Colombia entró en una carrera armamentista ya que según él “hay un déficit en la capacidad de armamento persuasivo si se compara con otras fuerzas del continente”, indicó Delgado.

Por otro lado, el analista del conflicto armado, Juan Carlos Ortega considera que aunque las Farc ya no están entre los objetivos principales a perseguir por la Fuerza Pública, nuevas amenazas se ciernen sobre el territorio colombiano y es necesario combatirlas efectivamente para evitar que los niveles de violencia vuelvan a presentarse.

¿Qué tan necesario es invertir en guerra?

Con el inicio del posacuerdo y la necesidad de un presupuesto alto para la implementación de los puntos del proceso de Paz, mantener y aumentar un gasto militar tan alto es para Camilo González Posso, director del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz, Indepaz, un despilfarro.

González asevera que no hay justificación para esta distribución presupuestal, máxime cuando en programas como la reforma rural integral consagrada en el Acuerdo, se necesitan mínimo 3 billones de pesos, y los problemas que se presentan con la reincorporación, cuyo costo de 6.35 billones para los próximos ocho años busca ser garantizado mediante un documento Conpes, tienen grandes falencias económicas.

“El ministerio de Defensa tiene un exceso y gasto superior a los puntos del PIB durante una década, y esto era justificado por la confrontación con las Farc, ahora sin ellos no hay justificación”, comentó González Posso.

El director de Indepaz asevera que estos recursos podrían invertirse en lo social y para solucionar los problemas que trae el posacuerdo en zonas en las que la ausencia estatal estuvo presente en más de cinco décadas de conflicto.

Lo mismo solicitan los líderes comunales que, en cada reunión con el nuevo Gobierno en los talleres Construyendo País piden más atención y que lo que se destinó para la lucha, se les traduzca en beneficios para sus regiones golpeadas por la guerra

“Estos recursos se deberían invertir en aspectos sociales que se evidencian tras la firma de paz con las Farc”. Camilo González Posso Director de Indepaz [El Colombiano]


#LaPipaPeople

Nos interesan todas las historias, aunque tenemos gran interés por aportar a la reconciliación en el posconflicto.

Anuncie con nosotros y ponga a volar su negocio.


lapipatolima@gmail.com




Historias a domicilio

[contact-form-7 404 "Not Found"]