Garganta Profunda, Autor en La Pipa

Garganta Profunda17 marzo, 2018
fullsizeoutput_ffb-1280x859.jpeg
5min7170

La calma chicha que vive la Universidad del Tolima ha sido rota por las noticias que circulan por los tintiaderos y que al parecer la administración viene tapando, al mejor estilo de los gatos. Y si el rector Omar Mejía tapa estos sucesos, qué decir de los otros sectores de la UT, hoy más ocupados por elecciones y acomodamientos, que por la defensa de su casa.

Una de esas noticias tiene que ver con la situación de un conocido profesor otrora amigo íntimo del cuestionado ex rector Ñungo, liberal aliado a los comunistas que dejó en quiebra la UT. El señor en cuestión no es otro que Félix Salgado, antier aliado del MOIR, ayer de los liberales y al parecer, ahora de los godos, claro, por necesidad.

Pues resulta que al profesor Salgado se le otorgó una beca para cursar un doctorado y muy orondo el señor no le ha cumplido a la universidad. Durante esos cinco años recibió sueldo por estudiar y ahora resulta que sus notas muestran que en muchos casos ni asistió, pues algunas aparecen en cero (0.0).

En un concepto jurídico que circula en los WhatsApp y del cual se confirmó su veracidad, una asesora jurídica de la UT deja en firme que lo que allí se configura es un detrimento patrimonial. El señor Félix Salgado no solo cobró los sueldos todos estos años, sino que además ya no se podrá graduar del doctorado.

Algunos profesores dicen que este profesor, antiguo líder del grupo MUSA que sigue aliado a Ñungo bajo un nuevo sindicato, ASDUT, había demandado a otros profesores por incumplimiento académico, en todo un acto de doble moral, pues mientras buscaba hacer echar docentes, él estaba ocultado semejante fraude a las escasas finanzas de la UT.

Se calcula este desfalco en cerca de 200 millones de pesos.

Su antiguo aliado en el MOIR, el profesor Alberto Niño, ya pensionado, ahora carga con la deuda del profesor Salgado, pues es quien le sirvió de fiador. Mientras Salgado trata a toda costa de neutralizar una decisión que podría incluso acarrearle el despido y serias demandas por desfalco.

Para ello se alió a Oscar Iván Cortés, aspirante a la rectoría, político de las entrañas del ‘barretismo’, hoy Vicerrector Académico de la UT, quien le habría prometió inmunidad a cambio de apoyo. Con esta jugada logró acercar a ese viejo grupo ‘ñunguista’ que aún sobrevive pelechando de los dineros públicos.

Su aliado en esa trapisonda, dicen, sería el decano de Forestal, el eterno Botache, quien fabrica el tiquete que lo acredite como «doctorando».

Así las cosas, el camaleón de Salgado parece garantizar su permanencia en la UT, aliado a los godos y evadiendo esa tremenda responsabilidad fiscal. Muy parecido a lo que hizo hace años cuando logró salvarse de un caso de tráfico de notas en la plataforma cuando era el jefe de esa división. Entonces alcanzó a camuflarse en brazos del rector Rivera Bulla quien, dicen, lo habría salvado de una segura echada a cambio de lealtad, la cual como era de esperarse el camaleón Salgado traicionó.

Todo esto ocurre en el más absoluto silencio por parte de la Directivas de la UT. Ni el rector ni el Vicerrector dicen nada. Los entes de control no proceden. Los sindicatos guardan silencio mientras las deficientes finanzas de la universidad reciben otro golpe por parte del camaleón Salgado.

Garganta Profunda28 febrero, 2018
6min4440

Los puntos relevantes no lo dejan a uno desconcertado, solo que los restantes parecen un túnel del tiempo a los 80's, quizás un lapsus la verdad, pero como están las cosas en la política colombiana, esta es la apuesta o mejor la conserva para la renovación del partido conservador.


#LaPipaPeople

Nos interesan todas las historias, aunque tenemos gran interés por aportar a la reconciliación en el posconflicto.

Anuncie con nosotros y ponga a volar su negocio.


lapipatolima@gmail.com




Historias a domicilio

[contact-form-7 404 "Not Found"]