Alerta por Deforestación Temprana en Colombia, una problemática que amerita visibilidad y voluntad política para el cambio

Damaris Paola Rozo30 abril, 20198min787
Para el 2018 las entidades estatales esperaban un aumento de 280.000 hectáreas de bosque taladas. Según los boletines de alerta temprana por deforestación del Ideam, entre octubre y diciembre se arrasaron un poco más de 43.000 hectáreas de bosque.

La riqueza natural de Colombia se está perdiendo de forma acelerada y angustiante; sin embargo, a este problema le damos la espalda. Lo que intencionalmente ignoramos es que con el incremento de la deforestación hay una pérdida del hábitat de millones de especies endémicas que tiene el país.

Adicionalmente, esta dramática pérdida de los bosques es un elemento que potencia el cambio climático, debido a que sin la protección de la cubierta que generan los árboles, los suelos de los bosques húmedos se secan velozmente. Cabe resaltar que los árboles son fundamentales para perpetuar el ciclo hidrológico, proceso que devuelve el vapor de agua a la atmósfera. Esto implica que sin el rol de los árboles en el país y en el planeta la mayoría de nuestras selvas y bosques se convertirán en desiertos áridos de tierra yerma.

Por otro lado, como colombianos debemos considerar que la eliminación de la capa vegetal le quita a los bosques y a las selvas sus palios naturales, los cuales bloquean los rayos del sol en el día y preservan el calor en las noches. Esta imposibilidad de los bosques de equilibrarse en términos climáticos produce la aparición de cambios de temperatura extremos, que son nocivos para las plantas y animales sobrevivientes a la tala indiscriminada de árboles.

Además, es ineludible reconocer que los árboles desempeñan un papel central en la absorción de gases de efecto invernadero, los que son, en gran medida, responsables del calentamiento global. En este sentido, entre menos bosques se tengan hay mayor emisión de gases de efecto invernadero en la atmosfera y una profundización del cambio climático.

A pesar de esto, Colombia no ha sido uno de los países más comprometidos con la lucha en contra de la deforestación. Tampoco ha sido eficaz en la creación y promoción de políticas estatales que propenden por la conservación de nuestros bosques. Todo lo contrario, el silencio y la quietud frente a este tema han sido tan visibles que parece haber un desentendimiento casi total respecto a una de las problemáticas que más aqueja a este país. Y que más se ha profundizado en el periodo de posacuerdo en el que Colombia actualmente transita. Esto a su vez ha dado lugar al incremento de asesinatos de líderes ambientales que por la defensa de la naturaleza son vilmente acallados.

Resultado de imagen para deforestación en colombia

Dicho panorama nos permite comprender por qué Colombia se posicionó en el 2018, según el informe del Instituto de Recursos Mundiales (WRI), como el quinto país más afectado por la deforestación después de Brasil, Indonesia, República Democrática del Congo y Bolivia. Vale la pena resaltar que Colombia aumentó la perdida de selva virgen en un 9% entre 2017 y 2018.

Sin dejar de lado que la tasa de deforestación en el territorio nacional durante el 2016 llegó a la tala de 178.597 hectáreas de bosques, de acuerdo a las cifras arrojadas por el Ideam. Y que esta cifra siguió aumentando en el 2017 de tal forma que para este año alcanzamos el 23% de deforestación, lo que equivale aproximadamente a 220.000 hectáreas de bosque que fueron tumbadas.

Lo alarmante de este incremento es que para el 2018 las entidades estatales esperaban un aumento de hasta 280.000 hectáreas de bosque taladas. Según los boletines de alerta temprana por deforestación del Ideam, entre octubre y diciembre se arrasaron un poco más de 43.000 hectáreas de bosque solo en los departamentos de Meta, Caquetá y Guaviare.

Este boletín evidencia que el porcentaje de deforestación en Caquetá es del 45,9 %, en el Meta es de 13,1% y en Guaviare es del 9,8 %. Por lo que en estos tres departamentos se concentran las mayores cantidades de detecciones de deforestación.

Sin embargo, la región más preocupante es la Amazonia, puesto que en ella se concentra el 75% de las detecciones de deforestación. En esta región persiste la detección temprana con respecto a lo reportado en el tercer trimestre en los municipios de San Vicente del Caguán y Solano (Caquetá), Puerto Guzmán (Putumayo), El Retorno y San José del Guaviare (Guaviare), y La Macarena, Uribe y Mapiripán (Meta).

A su vez, en la región Pacífica continúan las alertas tempranas de deforestación, particularmente en cercanías del río Baudó. La mayor cantidad de detecciones persistentes se encuentran en el municipio chocoano de Alto Baudó, en el caucano de Timbiquí y en el nariñense de El Charco. Finalmente, es de interés presentar que la representación de las detecciones tempranas de deforestación en la región Andina disminuyó hasta el 9 % del total nacional.

Este panorama nos permite entender que el camino que Colombia está tomando es el equivocado, pues nuestros bosques son cada vez menos y el riesgo de acabar nuestras riquezas naturales está más latente que nunca. Ya no solo se habla de un daño al hábitat de miles de animales que viven en nuestros bosques y selvas, sino de un asunto de sobrevivencia animal, vegetal y humana.

Sin nuestros bosques, problemáticas como el cambio climático, la emisión de efecto invernadero, la falta de agua potable, la inseguridad alimentaria y la falta de tierra fértil profundizarán las desigualdades, las violencias y la pobreza en Colombia y el mundo.

No obstante, aún tenemos –aunque poco- algo de tiempo para trasformar nuestras prácticas, proteger a nuestros líderes ambientales y promover políticas y formas de vida que potencien el incremento de nuestros bosques y la fertilidad de nuestros suelos. En suma, aún hay tiempo para cambiar, solo falta voluntad política para transformar este panorama y cambiar el futuro precario que este camino en el que estamos nos ofrece.


#LaPipaPeople

Nos interesan todas las historias, aunque tenemos gran interés por aportar a la reconciliación en el posconflicto.

Anuncie con nosotros y ponga a volar su negocio.


lapipatolima@gmail.com




Historias a domicilio

[contact-form-7 404 "Not Found"]