16 de marzo de 1781, Manuela Beltrán desata la rebelión comunera

lapipaco16 marzo, 201910min1098
D1uwrsqX0AAynsR
Se cumplen 238 años de aquella gesta heroica donde Manuela Beltrán destruye el Edicto de los tributos. Un acto público y simbólico que desató la revolución de los Comuneros.

En conmemoración de este importante acontecimiento para el proceso de independencia colombiana, LaPipa.co hace una selección de algunos datos bibliográficos sobre la insurrección. Estos datos fueron tomados del banco de la República y la Biblioteca Nacional de Colombia.

La Revolución Comunera ha sido objeto de muchas investigaciones, apreciaciones, equivocaciones, aclaraciones y rectificaciones debido al cúmulo de fuentes, primarias y secundarias, con que cuenta este episodio. Es tanta la información recopilada sobre los hechos, que los documentos originales sobre los hechos alcanzan los XVIII tomos.

Estos ejemplares reposan en la Biblioteca Nacional de Colombia, sin contar con el tomo XIX, el cual fue hurtado de la biblioteca y vendido a la Universidad de Indiana, en Bloomington, donde se encuentra actualmente, esta reprochable pérdida fue denunciada en 1981 durante la celebración del bicentenario de la revolución comunera.

Para los curiosos, la recopilación de algunas de las cartas, actas, códices y demás documentos históricos, aparecen en la obra Prolegómenos de la independencia, tomados del Archivo del General Miranda; y, otros dados a conocer, principalmente, por los historiadores Manuel Briceño y Pablo E. Cárdenas Acosta, en sus obras, Los comuneros. Historia de la insurrección de 1781; y, Del vasallaje a la insurrección de los comuneros, el movimiento comunal de 1781 en el Nuevo Reino de Granada (en dos volúmenes) y, Los comuneros (reivindicaciones históricas y juicios críticos documentalmente justificados), respectivamente.

Los Comuneros, del heroísmo histórico al arte en todas sus expresiones

La sublevación de los comunes no solo ha sido objeto de estudio e investigación académica, también ha sido inspiración para la fantasía y la creación artística en sus diversas manifestaciones literarias: novela, teatro y poesía.

El caudillo José Antonio Galán, está presente en el documento escrito, la tradición, la leyenda, la inspiración popular y la poesía, en ellos se nos refiere lo que fue este acontecimiento y lo que representó Galán en su desarrollo. En este aspecto la producción es tan fecunda como apasionante e ilustrativa.

Una de las obras que narra apartes de la lucha comunera es un interesante documento que tiene por título Noticia de la Conmoción popular ocurrida en el Nuevo Reino de Granada i su capital de Santafé, i de otras incidencias en el asunto. Año de 1871. 

En este texto de carácter anónimo e inédito, hasta donde han podido establecer los historiadores, se puede apreciar una trama apasionante que reúne datos curiosos e ignorados en otros registros. Allí se expresa la acción, el sentido y el alcance de la conmoción popular, la rebelión, la insurrección, el alzamiento, la turbulencia; “ torbellino de la sedición o expedición de los comunes ”.

Allí, se expresa con emoción la manifestación eminentemente popular, donde el protagonista siempre es el pueblo. Sobre el origen y autenticidad del escrito, al final del texto se puede leer la siguiente anotación:

“ esta copia, con destino a la Biblioteca del señor J.M. (José María) Quijano Otero se terminó hoy 20 de noviembre de 1861 ”; copia que se conserva en la colección Comuneros de la Biblioteca Nacional.

Los hechos que llevaron a la insurrección comunera

El Regente visitador, General Juan Bautista Gutiérrez de Piñeres, pone en ejecución la Real Orden del 17 de agosto de 1780 “ con motivo de las urgencias de la guerra (entre España e Inglaterra) se aumenta en 2 reales cada libra de tabaco y otros 2 al azumbre (medida de líquidos) de aguardiente ” y con tal ordenamiento también se acrecentó el porcentaje de las alcabalas. Para este cometido, el Regente expide una Instrucción general para el más exacto y arreglado manejo de las reales rentas de Alcabala y Armada de Barlovento.

La inconformidad de las nuevas cargas tributarias y la exaltación de ánimos llevaron al común a la protesta y a las vías de hecho, tal como ocurrió, en el Socorro, el día 16 de marzo de 1781.

En aquella fecha, Manuela Beltrán, a la cabeza de los amotinados, en un gesto de sin igual valentía, arranca y destruye el Edicto que se había fijado en una tabla a un lado de la puerta de la Recaudación de Alcabala, contigua al portal de la residencia del Alcalde ordinario. De este modo había estallado la insurrección comunera, con todas sus incidencias y consecuencias.

Manuela Beltrán, la primer heroína de la independencia colombiana

Con 57 años, y gracias a que sabía leer lo suficiente como para entender el edicto de los tributos, rasgó el edicto y simuló limpiarse el traste con él.

Sin embargo, más allá de los sentimientos de indignación, Manuela Beltrán es la primera mujer que se atrevió a romper el símbolo de dominación Española con su acto público y simbólico. Así pues, se encendió la chispa de la lucha precursora de la independencia en Colombia. Manuela también fue conocida como “El Heraldo femenino de la Libertad”.

Cabe recordar que, algunos años más tarde y en diverso escenario, pero ante igual o peor opresión, otra Manuela, Manuela Cumbal, a inicios del siglo XIX, cuando el Cura Párroco de Guaitarilla daba lectura al decreto de “ recudimiento de diezmos ”, sube al altar y le arrebata a éste dicho documento.

Imagen relacionada
Socorro Santander, Manuela Beltrán

Con esta altiva actitud las comunidades indígenas de Túquerres, Guaitarilla y Sapuyes, habían emprendido la insurrección conocida con el nombre de Los Clavijos. Los gravámenes habían llegado a tal extremo, que se cobraban impuestos “ por el humo, por el agua y por el sueño ”.

El legendario grito “Viva el rey y muera el mal gobierno”

“ ¡Muera el Rey de España! ”, al parecer, este fue el grito que estremeció el ánimo de los comuneros inconformes. Por otro lado está el grito tradicional, que difiere radicalmente de aquel otro cuyo eco resonaba en todos los confines donde había prendido la insurrección (Pamplona, Neiva, Pasto, El Guarne, en la provincia de Antioquia) “ ¡Viva el Rey y muera el mal gobierno! ” finalmente este otro grito, unía a todos los comuneros en un solo propósito y los encaminaba hacia una misma meta: alcanzar la liberación y la independencia.

De aquí, la expresión que en uno de los informes de la Real Audiencia al Rey, en cuanto a la actuación de Juan Francisco Berbeo, capitán general de los comuneros, dice que:

“ no lo hacía por faltar a la obediencia y reconocimiento de alta Vuestra Majestad, sino por buscar la libertad en las opresiones … ”.

 


Con información del Banco de la República

 


#LaPipaPeople

Nos interesan todas las historias, aunque tenemos gran interés por aportar a la reconciliación en el posconflicto.

Anuncie con nosotros y ponga a volar su negocio.


lapipatolima@gmail.com




Historias a domicilio

[contact-form-7 404 "Not Found"]